;
 ;
El tiempo de Oaxaca
  • Oaxaca de Juárez, domingo, 13 de junio de 2021

EL ZUMBIDO DEL MOSCARDÓN


ALEJANDRO LEYVA AGUILAR

TWITTER: @leyvaguilar


“Hay que pedirle al INE que, para que nos otorgue una credencial para votar, nos exija la prepa y ¡pum!, desaparece Morena…”

Esta leyenda es de un meme que estuvo circulando después de la elección del 6 de junio cuando unos 16 millones de mexicanos —ya no los 30 de 2018— le brindaron su apoyo al peje de Macuspana en las urnas y lo pusieron “feliz, feliz”.

Surge del dicho del propio don López que sostuvo que quienes han estudiado, son los que más lo atacan; en otras palabras, les dijo ignorantes a los 30 millones que votaron por él en 2018 y los 16 que votaron este 2021.

¿Será?; es decir, me parecía que un puñado de intelectuales unos, e intelectualoides otros, apoyaban la causa de amlo antes de la elección de 2018;  algunos de la talla de Elena Poniatowska, el fallecido Carlos Monsiváis, el propio Enrique Krauze o Víctor Trujillo y algunos de menor pelo como Antonio Attolini Murra o el actor Gael García Bernal.

En esta elección parece que algunos le dieron la espalda y entonces el pejelagarto sostiene que, quienes han estudiado, son los que lo atacan a ultranza y, quizá sí, porque somos los que pensamos, los que, en la escuela, nos enseñaron a razonar.

Me cuento entre los detractores de don López.

Hecha esta aclaración, me parece que si es importante voltear al Instituto Nacional Electoral y proponer una gran reforma en esa materia, que acote el voto clientelar, me explico: en casi todas las elecciones, existe coacción del voto por parte de todos los partidos políticos, quien da más, saca mejor votación.

Así que el reparto de programas sociales, despensas y hasta dinero en efectivo el día de la elección, son prácticas comunes en nuestra sociedad mexicana que prostituye su voto a cambio de una dádiva electoral.

En esta elección por supuesto que hubo millones de delitos electorales, desde los “siervos de la nación” pidiendo una foto de la boleta electoral tachada a favor de morena, hasta la aplicación de las vacunas anti-Covid que jugaron un papel preponderante en la determinación del electorado para emitir un sufragio a favor o en contra de un partido o un candidato.

Así que la ignorancia del elector que prostituye su voto, no puede garantizar la elección de un buen diputado o de un buen gobernante y eso lo vemos justamente en la figura del inquilino de Palacio Nacional que recibe en visita de Estado a una celebridad de la política mundial y le cambia el nombre y el cargo, para vergüenza de todo México.

Y pasa, porque escogimos al más popular y no al mejor para gobernar, por eso si es necesaria una reforma profunda a la ley electoral de nuestro país para garantizar que el votante sea alguien que pueda escuchar propuestas, razone la viabilidad de las mismas y elija en consecuencia.

Conducir un auto requiere de pericia, de conocimiento de las leyes de tránsito, conocimiento de los derechos del peatón y de una licencia de manejo que, para conseguirla se necesita aprobar un examen y es así porque la vida del conductor y la de los transeúntes están en riesgo si no se pasa esas pruebas.

¿Por qué no exigir a los votantes un examen psicológico, psicométrico, de conocimiento de la ley electoral, etc., que garantice que nunca venderá su voto, que jamás recibirá una dádiva, que escuchará y analizará las propuestas de los candidatos y emitirá un sufragio razonado, útil y valioso?

No es cualquier cosa, el mismo peje lo dice: quienes antes lo apoyaban (intelectuales y profesionistas), hoy alzan la voz para criticarlo y decir que se equivocaron… Víctor Trujillo es más específico cuando dice “la cagué al votar por Obrador”.

Y lo dice, porque la economía mexicana está en picada, porque llevamos más de 230 mil muertes por Covid, porque la delincuencia organizada trastoca la vida política, económica y social de México, porque llevamos más de 12 millones de empleos perdidos además de 10 millones de pobres sumados a los que ya eran pobres y por un largo etcétera que le hace pensar que su voto, fue inútil como inútil es por quien votó.

Tenemos nuestra democracia, tenemos nuestro instrumento de garantía que es el INE, ahora debemos perfeccionarlo y dejar que voten solo los que estén capacitados para hacerlo porque no podemos dejarle esa responsabilidad a cualquiera y menos a un necesitado que cambiaría su sufragio por 200 pesos o menos; por eso al peje le interesa tanto que haya pobres, porque a ellos los convence con una dádiva.

Exijámosle al INE entonces, que evalúe a los votantes y ofrezca una licencia para ejercer el voto, así garantizaremos que nunca nos vuelva a pasar lo de 2018 que un puñado de ignorantes —dijera el propio peje— escogió a un tarado para gobernarnos.


@leyvaguilar

Instagram: leyvaguilar

 

Notas relacionadas



Comentarios