;
 ;
El tiempo de Oaxaca
  • Oaxaca de Juárez, viernes, 25 de septíembre de 2020

Ciencia

Esta enfermedad por lo general es benigna, aunque la secuela más seria es el dolor

Mal manejo del estrés puede causar herpes zóster


VIVO NOTICIAS

@VivoNoticiasMX

CIUDAD DE MÉXICO.- El manejo inadecuado del estrés puede detonar herpes zóster, padecimiento que durante el primer semestre del año causó cerca de 40 mil consultas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), informó el especialista de dicha institución, Gerardo Medina Gálvez.

El coordinador de Programas Médicos indicó que el herpes zóster es una infección viral, del mismo grupo que provoca la varicela, que ocasiona una infección en la piel y es sumamente dolorosa. Ésta puede presentarse en cualquier parte del cuerpo.

“Conforme progresa la enfermedad se presenta sarpullido a lo largo del trayecto del nervio, enrojecimiento, adormecimiento, hormigueo y posteriormente ampollas o vesículas que se rompen y forman costras”

En un comunicado explicó que cuando se padece varicela el virus permanece alojado en el tejido del sistema nervioso. Sin embargo, cuando las defensas bajan y se entra en un estado de inmunosupresión, éste se reactiva y genera herpes zóster.

Esta enfermedad por lo general es benigna, aunque la secuela más seria es el dolor. También puede haber manifestaciones más severas que pueden afectar cualquier parte de la cara, el ojo, la córnea e incluso el cerebro, lo que causaría problemas de salud graves.

Alertó que además del estrés otros factores de riesgo son la insuficiencia renal crónica, virus de inmunodeficiencia humana, pacientes con cáncer o en quimioterapia, diabetes o hipertensión; así como infecciones mal atendidas que debilitan el sistema inmunológico.

Medina Gálvez subrayó que el periodo de duración del herpes zóster, también llamado culebrilla, puede abarcar de tres a cinco semanas y ser contagiosa cuando está en la fase de vesícula.

Los síntomas al principio son inespecíficos debido a que puede ser simplemente una zona muy dolorosa en cualquier parte del tórax y sensibilidad exageradamente aumentada, donde el roce de la ropa no se tolera, malestar general, fiebre y decaimiento.

Recomendó que una vez establecida la enfermedad se debe mantener la erupción cubierta, evitar tocarse o rascarse, y lavarse las manos de manera frecuente.

Este padecimiento afecta con mayor frecuencia a las personas adultas mayores, aunque el riesgo aumenta con la edad.

Hay estadísticas que estiman que el 50 por ciento de las personas mayores de 80 años lo puede padecer.

Con información de Notimex

 

Notas relacionadas



Comentarios