;
 ;
El tiempo de Oaxaca
  • Oaxaca de Juárez, sábado, 28 de noviembre de 2020

Opinión

EL ZUMBIDO DEL MOSCARDÓN


ALEJANDRO LEYVA AGUILAR

TWITTER: @leyvaguilar


¿Qué implican las consultas de mano alzada en Coahuila y Jalisco para determinar que un estado se quede en el Pacto Federal?, ¿perder la nacionalidad mexicana y adquirir la “nacionalidad” jalisciense o coahuilense?

Los gobernadores de la Alianza Federalista, compuesta por Chihuahua, Guanajuato, Coahuila, Aguascalientes, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas, le han puesto el dedo en la llaga al gobierno de la transformación de cuarta y, al menos dos de ellos, han amenazado con preguntar a sus ciudadanos si se quedan en el pacto federal o se salen de él.

La narrativa de ese bloque opositor de gobernantes, es muy parecida y podrían estar preguntando a sus ciudadanos si ellos en su geografía constituyen un país distinto a México donde la mayoría de los ciudadanos estén en esas urbes como Monterrey, Guadalajara, León, Guanajuato o Morelia...

Quizá la respuesta sería un rotundo ¡NO! de los ciudadanos que, en cualquier parte del país, nos sentimos mexicanos, pero y si la pregunta es ¿están de acuerdo en que la Federación le entregue al estado de Coahuila lo que por ley le corresponde en materia económica?, entonces la respuesta a mano alzada sería un contundente ¡SÍ!, en los oídos sordos del “presidente”, así en minúsculas y entre comillas.

Más allá de lo que pase, lo importante es que en ningún momento de la historia del México moderno habíamos experimentado una polarización del tamaño de una ruptura del Pacto Federal. ¿De qué envergadura es el error en el gobierno federal que DIEZ gobernadores, es decir una tercera parte del país, pretende salirse del Pacto cuya constitución nos ha cohesionado como nación desde hace casi 200 años?

El primero de abril de 1824, México se fundó como Nación al promulgarse la primera de nuestras constituciones, después de la Guerra de Independencia y permítame entrecomillar “independencia” porque realmente no nos independizamos sino hasta la guerra de intervención y hemos tenido altas y bajas y otra guerra sangrienta, la revolución, pero ni entonces hubo un intento separatista de 10 estados de la República.

Podríamos decir que no hay una sola cosa que haya propuesto el gobierno de la transformación de cuarta que le venga bien al país; podríamos asegurar que el colapso económico e institucional de México, se lo debemos a una sola persona que toma decisiones obnubilado por el poder hegemónico y absolutista; podríamos decir que el rumbo del País es hacia un abismo y el peje necio y terco como es, en vez de recular, dará un paso al frente.

Por otro lado, los gobernadores de esos 10 estados del bloque federalista, no están ocupando armas que no sean las mismas que amlo ocupa para atacarlos. Ellos también le preguntarán al “pueblo sabio”, si merecen el dinero exacto correspondiente a sus participaciones federales de acuerdo a su producción en un índice que no le gusta mucho al mesías tropical: el Producto Interno Bruto.

Tal vez a don López no le gusta medir la productividad en Producto Interno Bruto porque piensa que no hay más brutos en este país que él y por tanto dice que hay que medir “la felicidad”.

La Consulta Popular, el Referéndum son las armas que los gobernadores de estos estados, están utilizando para frenar al peje en su intentona de administrar, hasta los recursos de las entidades federativas, es decir, una sopa de su propio chocolate; armas que no podría combatir puesto que son las suyas propias y nada se puede hacer porque el pueblo sabio no se equivoca.

Mal y de malas el peje con esta propuesta de los gobernadores del frente federalista. A don López se le han abierto varios frentes... corrijo, él ha abierto varios frentes que no podrá combatir: la Alianza Federalista —quizá el más fuerte—; las mujeres víctima de violencia; los papás de niños con cáncer; los 90 mil muertos por COVID-19; los 60 mil muertos por crimen organizado; los 18 puntos del PIB por debajo del cero; el millón y medio de empleos perdidos; la extinción de 109 fideicomisos, FRENAAA —cuyas siglas son como un grito desesperado— ;los campesinos del norte del país; sus paisanos inundados en Tabasco; la fuga de casi 400 mil millones de dólares de inversión nacional y extranjera; el sobreprecio de Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya; los escándalos de Yeidckol Polevnsky —o como se llame— Zoé Robledo, Pío López, Manuel Barlett, Conchita Falcón, Ackerman; las derrotas en Hidalgo y Coahuila, la irreconciliable lucha entre morenistas por la dirigencia nacional; las mentadas de madre entre Delgado y Muñoz Ledo; la muy mala fama pública internacional; el incumplimiento del T-MEC... si le sigo, no acabo.

Y en puerta está la elección que podría llevar al peje a una debacle política, la intermedia de 2021 donde todo México ruega que le quiten la mayoría del Congreso Federal y de los Congresos Locales cosa que es muy posible si sumamos todos esos frentes y la pérdida del poder adquisitivo del ciudadano. Eso es una certeza matemática.

 

#quédateencasa

@leyvaguilar

Instagram: leyvaguilar

 

Notas relacionadas



Comentarios