;
 ;
El tiempo de Oaxaca
  • Oaxaca de Juárez, lunes, 19 de agosto de 2019

Opinión

Pero Dios no cumple antojos ni endereza jorobados, dice el refrán.

Graduación de lujo


  • 25 julio, 2019   07:20:18

Luis Fernando Paredes Porras.

@VivoNoticiasMX

Masca la Iguana  

Dios debe castigar a las educadoras que ponen a “perrear” a los infantes en los festivales y graduaciones de los jardines de niños, esa hipersexualización trae graves consecuencias. Los y las maestras son la única posibilidad de salvar un poco de la humanidad de los pequeños frente a la realidad de sus padres y familias en millones de hogares. Pero Dios no cumple antojos ni endereza jorobados, dice el refrán.

Así que como Dios no impedirá que sigan dañando la mente de las criaturitas le queda ese trabajo a los humanos que quieren humanos, porque sí, se nace, pero no humano, eso se va construyendo a lo largo de toda la vida y los primeros años son fundamentales.

Ya en septiembre del año pasado escribí sobre esta tragedia titulando a mi columna: Educar para ser infeliz:

https://www.elpinerodelacuenca.com.mx/educar-para-ser-infeliz/

Me emocioné hasta las lágrimas el pasado domingo 14 de julio de 2019,  al ver una muestra del trabajo educativo a favor de lo humano. La Directora del jardín de niños Andrés Henestrosa ubicado en la colonia La Piragua de Tuxtepec, realizó por la tarde su ceremonia de clausura de curso en el auditorio de la casa de la cultura. Acompañé por fortuna a Xóchitl Che, Xóchitl Castro Reyes, quien era una invitada de honor. Yo fui con mi honor y sin invitación y salí feliz, contento y esperanzado por lo que vi, escuché y siento que fue un honor el haber presenciado tanta belleza.

Nuestros pilares, dijo la Directora, son el amor y la música clásica y sobre el escenario la comunidad escolar lo demostraron leyendo, bailando, apropiándose del escenario para dar vida a lo que llamaron el collage de México, Alemania y Francia.

La danza de los viejitos, el legendario baile de hace un siglo, el charleston, la campirana polca alemana, el francés “can can”, el vals de música clásica, la pieza de Chiquitita del también legendario grupo ABBA, las interpretaciones de José, músico ciego tocando el acordeón, el teclado y cantando en varios idiomas, entre ellas la emotiva “a mi manera” adaptación al inglés por Paul Anka en 1969, basada en la canción francesa “Comme d’habitude” y “solamente una vez” de Agustín Lara, fueron parte del espectáculo que presentaron no más de 30 niños de prescolar junto con sus maestras teniendo como escenografía dos pilares con flores en su capitel, una torre Eiffel de cartón, un barril para cerveza, dos lanchas igual de cartón, luces giratorias de colores y también de colores, el papel picado.

Hubo niños que bailaron cuatro piezas para poder completar el número necesario. No hubo disfraces de pajaritos, de flores, de abejas, de mariposas. No existieron berrinches ni niños paralizados por la emoción o por el olvido de los pasos. Fue una fiesta donde se notó que las niños y niños disfrutaban y eso se tiene que agradecer.

Se honró esa tarde a la amistad, a la experiencia y al deseo de aprender de las educadoras recién llegadas al jardín. Se denunció el desinterés de las autoridades a cargo de la Educación y se hermanaron corazones como granos de maíz.

Al finalizar, Xóchitl Che, quien ayudó a entregar reconocimientos, me preguntó mi opinión al verme aún con lágrimas en los ojos. Ella, al igual que muchos también se emocionaron.

La iguana me dice que la invite para el otro año, que quiere disfrutar del espectáculo y aprender. Me pregunta sobre lo último que me emocionó esa tarde y le digo que fueron dos cosas: ver a los niños reunidos con sus maestras sobre el escenario y de pronto desperdigarse como si un dulce viento soplara a una flor, de esas que conocemos como diente de león, para llevarse a quien sabe dónde, la felicidad que ahí se irradiaba. Y la otra, me pregunta la escamosa ya metida en el chisme: la otra fue la cerveza, el café y el panqué que me invitó Xóchitl al terminar para poder recrear la felicidad, esa que siempre es un lujo.

 

Notas relacionadas



Comentarios